miércoles, 22 de julio de 2009

Un EncuEntrO


HOy me he encontrado con esta furgoneta:
MARIDO A DOMICILIO.

ES lo más surrealista que he visto en mucho tiempo, pero a la vez, lo más divertido. En cuanto la vi, no pude evitar hacerle una foto.

Lo primero que pensé fue que se trataba de algo sexual. Ya me entendeís. Un tipo que hace las funciones de fontanero-electricista con traje sado y berbiquí en mano. Pero lo descarté por la escalera.

Luego seguí dándole vueltas al asunto. Es genial para un relato. Un tipo normal que se dedica a vender un trozo de vida conyugal. ¿Qué hará? LO que muchos maridos: llegar a casa, quitarse los zapatos y tirarse al sofá. o tal vez las clientas pongan las normas y se vea obligado a la paridad hogareña.

Imagino las clientas que puede tener. o los clientes. ja ja ja. ¿Qué tipo de matrimonio propondrá? ¿Seguridad emocional? ¿Económica? ¿Dará hijos? ¿Hará la compra y pondrá lavadoras? ¿Comprará los partidos del plus e invitará a los amigos? todo un pozo sin fondo!!!

Igual, algunas mujeres sólo lo quieren para sacarlo a pasear, como en este skecht. Se aceptan ideas!

5 comentarios:

Verónica dijo...

Interesante forma de marketing... Yo creo que no es más que un señor que ofrece sus servicios profesionales (no malpenseis, estoy hablando de arreglos del tipo fuga de tuberías, poner azulejos, arreglos de electricidad, esas cosas...) Lo interesante es que los servicios que ofrece van claramente dirigidos a mujeres solteras, ya que según nuestra tradición patriarcal éstas serán incapaces de arreglarlo, y como no tienen a un hombre en casa para hacerlo, pues él se ofrece a hacerlo "como si fuese el marido" (de ahí "marido a domicilio") Esta es mi conclusión. De todos modos se puede leer el número de movil del marido a domicilio; siempre podríamos salir de dudas preguntando directamente. Besotes!!

Anónimo dijo...

Efectivament Verónica, aquest tipus de negocis es dediquen a la realització "d'arreglets" a la llar; la denominació escollida però, aconsegueix l'objectiu: cridar l'atenció. Possiblement en Jesús no n'hauria parlat si es digués "manitas a domicilio"; la introducció del distintiu de gènere en la denominació et dóna la raó, la dona no sap penjar un quadre, arreglar un endoll o pintar una paret, necessita un "marit" que li ho faci. Pens però que hi ha molts marits que no ho saben fer i moltes mullers que sí, i viceversa.

Anónimo dijo...

En Jesús va més enllà i vol saber opcions del negoci...la més tradicional la sexual, la més útil la del negoci (fer bricolatge), la més original que possi la rentadora i la menys comercial que s'assegui al sofà i faci cervesetes...ai Jesús! Tu també li veus el potencial? A que sí? Podria ser una sitcom...

Lacuerda dijo...

Peoncita, seguro que no es un montaje? Ja ja ja, me parece una gran idea. Si yo lo tuviese que llamar, sería para que me acompañase a bodas, bautizos y comuniones. A estas alturas de la vida, no sé si ofrecerse como marido es una buena opción, pero es graciosa. Una pregunta: ¿Hay repartidor/a de maridos? ¿Es una franquicia? ¿se puede escoger el físico y su manera de pensar? En definitiva, ¿es moldeable el hombre a domicilio? ja ja ja ja. Estoy de acuerdo con uno de los anónimos, de aquí sale una sitcom. Hacedla, por favor.

patricia dijo...

Me ineteresa saber si tienen repuestos de maridos. El mío ronca. ja ja ja. Patricia