martes, 22 de septiembre de 2009

FILOSOFÍA DE IDENTIDAD

Tan pronto como empezamos a deambular y explorar el mundo, empezamos a plantearnos el problema de la identidad. Vemos esa imagen reflejada en el espejo, por primer vez, y nos preguntamos si lo que estamos viendo somos, verdaderamente, nosotros o si se trata de otro niño exactamente igual a nosotros, situado al otro lado del espejo. Lo exminamos, hacemos muecas, nos alejamos, saltamos y finalmente lo tocamos.
Desde pequeños nos hacemos miles de preguntas: ¿Quién soy yo? ¿De dónde vengo? ¿Cómo empezó a existir el mundo? ¿Quién creó al hombre y a los animales? ¿Cuál es la finalidad de la vida?... Pero en realidad, todas esas preguntas tan abstractas sólo nos preocupan porque nos afectan a nosotros.
Hoy estuve mirando algunas fotografías de hace unos años. El resultado ha sido una especie de nostalgia mezclada con miles de preguntas sobre la persona que he sido durante estos 30 años. Y sinceramente, no tengo claro ni el pasado ni el presente. Cómo para pensar en el futuro. ^_^

6 comentarios:

Cenicienta dijo...

ja sé que puc repetir-me més que l'all, però Carpe Diem (fixa't que el consell ve d'una altra existencialista...)
just avui he tengut pensaments tipus: estic bé? qui sóc? on vaig? faig el que vull? vaig bé per la vida? ho faig bé? s'ha d'esperar més de mi? he d'esperar que algú esperi alguna cosa? val la pena preocupar-se tant per tot? empatitzam massa... una abraçada

Verónica dijo...

Bueno, todos nos hacemos esas mimas preguntas, supongo que es inevitable, al fin y al cabo no hay una respuesta única y verdadera... Qué buena la foto! sí que tiene unos añitos sí... pero vamos, que estamos igual de jóvenes :P

Dorothy dijo...

El pitjor és mirar-te al mirall i preguntar-te si realment ets qui volies ser i qui seràs en el futur. Si ets com has de ser o hauries de fer el possible per ser d'una altra manera. De fet, començ a dubtar de que qui ets ara sigui la mateixa persona que seràs d'aquí a cinc minuts... ¡Ja m'està entrant mal de cap!

chuscartes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lacuerda dijo...

Peoncita, vuelves a ser un objeto de varias caras, un prisma difícil de entender. Todos tenemos y sufrimos de la falta de identidad. Bien porque no nos gusta lo que somos o bien porque no lo aceptamos. En mi caso, siempre ando definiendome según me ven los otros. Sólo el contacto con los demás nos hace ser quién somos. Otra cosa es el espejo y la imagen. je je je je

fritus dijo...

¿Quiénes somos de dónde venimos, a dónde vamos? (era també el títol d'una canço de Siniestro total) fíxa't que jo sóc tan burro que mai no m'he preocupat gaire per tot aixó, i estic convençut que el dia que palmi em convertiré en "compost" i prou...

Amb respecte a lo de l'imatge del mirall...aquí si que comparteixo, gairebé completament, el que dius...i em costa de reconeixer-me a les fotos del passat, fins i tot, a voltes em sembla veure a un altre persona.

Una abraçada