lunes, 10 de noviembre de 2008

SAnt JOan - Santa Eulàlia














Se ha abierto la temporada “boletaire”. Este domingo estuvimos paseando desde San Joan hasta Santa Eulalia, haciendo un pequeño desvío hacia sa Cala. Durante el recorrido pudimos ver diferentes especimenes de hongos, y a sus buscadores, encaramados entre las rocas. Uno de ellos era Alfredo, un conocido cantante. Algún que otro podenco se cruzó en nuestro camino. Vimos un circo, una furgoneta sin aceite y una pareja extrañamente tensa. Entre flechas de color verde, azul y rojas, acabamos algo “desorientados”, pero, por suerte, teníamos “ruteñitos” para hacernos el camino más fácil. ¡Qué emoción, polvorones en Morna! A la llegada a Santa Eulalia, comimos en Can Miquel, un lugar de renombre y fama.

Quedó demostrado que todos los caminos llevan a Santa Eulalia.

3 comentarios:

Verónica dijo...

Deu n'hi do! Quins bolets!! jajajajaja que envidia! en manga corta! :P Ya me enseñareis las nuevas rutas de los caminantes jejeje Debajo de esas setas gigantes no había gnomos? :P
Besotes!!!

Anónimo dijo...

Las setas quizas sean venenosas,pero los seteros ¡como estan los seteros! si en un recodo del camino yo me encontrara con ellos y en plena naturaleza disfrutar de su veneno.@IRE.

Anónimo dijo...

einsss!!!! yo quiero boletus jejejeje y también ir de caminata, me apunto cuando es la proxima?
y ahora lo mas divertido, quien soy???