sábado, 19 de julio de 2008

UN LIBRO

Hoy me he despertado siendo una encuadernación de la Biblia del año 1700. tengo las tapas duras, hechas en piel. Siento el estómago un poco pesado por culpa del Deuteronomio. Pero eso no es lo peor. Lo malo es que me siento poderoso, porque domino el miedo de las personas.

1 comentario:

Verónica dijo...

Bueno, eso se te pasa. A ver si mañana te levantas sintiéndote algo más ligero y más ameno. Yo hoy, por ejemplo, me siento agua: me siento fresca, estoy fluida y si me quedo al sol creo que me acabaría evaporando jejeje